Artículo

LA CONSULTA ES UN DERECHO, NO UN MECANISMO DE DISUASIÓN DEL PODER

En 1998 el Ecuador ratificó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, en el que se reconoce el derecho a la Consulta previa, libre e informada y de buena fe, como parte de los derechos colectivos de los pueblos y nacionalidades indígenas. Una vez ratificado este Convenio, el país asumió un compromiso internacional de cumplirlo y garantizarlo, en todas las decisiones estatales y las políticas gubernamentales.

La Magia del Agua

La verdad es que las comunidades indígenas, unidas en la Conaie, la Fenocin y la Fenie, son las que siempre han mantenido con sus propios medios los sistemas hídricos y han administrado con sabiduría el uso del agua; que son los indígenas quienes quieren seguir cumpliendo con el compromiso de respetar los derechos de la naturaleza y la plurinacionalidad, que ahora constan en la Constitución .A cambio, soportan desde el gobierno una campaña mediática de desprestigio, amenaza y calumnia contrarrestada solo por sus ideales irrenunciables.

Nacionalidades rechazan la consulta pre-legislativa y anuncian marcha nacional

Nacionalidades rechazan la consulta pre-legislativa planteada a las comunidades sobre la Ley de Aguas, por tratarse de una medida manipuladora del Gobierno Nacional y anuncian la realización de la GRAN MARCHA HISTÓRICA de las Nacionalidades de la Amazonía Ecuatoriana, por el respeto y reconocimiento de nuestros territorios y en defensa de la vida y el derecho de la Naturaleza.

Contribuciones científicas de las nacionalidades indígenas del Ecuador

Mientras el resto del Ministerio de Educación en más de doscientos años no ha podido trabajar bien ni siquiera con una lengua (el castellano), las nacionalidades indígenas en veinte años han avanzado mucho en catorce lenguas, pues ha logrado un curriculum y un modelo educativo reconocido por la UNESCO. No hemos necesitado de asesores ni consultores donde se gasta tanto dinero del Ecuador, para hacer nuestro modelo educativo bilingüe. En la Edad Media decían «Quo natura non dat Salamanca non presta» ahora se suele decir «Quo natura non dat Lovaina, Harvard, etc., non presta».