«I can’t breathe – no puedo respirar»

Por: Jon Kokura
Escritor chileno, radicado en Argentina
Foto portada: Muro Disparando Palabras DP
Mayo 30 de 2020

La policía blanca de EEUU mató a otro ser humano en la vía pública.

Fue en Minneapolis.

El hombre asesinado era George Floyd de 46 años.

La técnica para quitarle la vida que usó Derek Chauvin, el policía blanco fue estrangulamiento. Por 10 minutos hundió su rodilla en el cuello de Floyd. Que estaba tirado en el asfalto, esposado e indefenso.

10 minutos despiadados, eternos.

George Floyd repitió una frase: «I can’t breathe» (No puedo respirar) Después murió.

Derek Chauvin, el policía blanco, disfrutó al matar a ese hombre negro.

Se ve en el vídeo grabado por Darnella Frazier que casualmente pasaba por el lugar, el siniestro placer en el rostro del asesino.

Chauvin acumulaba 18 denuncias por excesos y abusos contra ciudadanos negros en Minneapolis. Tenía un largo prontuario este maldito policía.

Nada raro en EEUU donde el 76% de los policías blancos tienen más de una denuncia por maltratos y abusos contra gente negra e hispana.

Por favor… No puedo respirar…

Esta misma frase la dijo el 2014 Eric Garner de 43 años. Ciudadano negro de Nueva York mientras un policía blanco lo estrangulaba al igual que George Floyd.

No puedo respirar  –  I can’t breathe.

¿Que pasó con los asesinos de Eric Garner…?  Nada.

¿Que va a pasar con los asesinos de George Floyd…?  Nada.

Durante los 8 años que Barck Obama fue presidente de EEUU (2009 – 2017) los policías blancos se cansaron de matar gente negra.

Sólo para demostrarle al «negro» que dormía en La Casa Blanca quién mandaba en EEUU.

Y Obama entendió el mensaje; Se hizo bien el imbécil con la gente de su mismo color y en su propio país.

Eso sí, como buen alumno del poder blanco, redujo Siria a escombros, matando a miles y miles de niños, mujeres y hombres, bien lejos de los EEUU.

Esta costumbre de los policías blancos de asesinar ciudadanos negros es sólo la punta del iceberg.

Lo que cada tanto se ve y causa indignación en las buenas personas del mundo entero.

Lo que no se ve, debajo de la tapa de este trágico libro son cientos de miles de historias de maltratos, torturas, humillaciones, abusos y violaciones.

Que van a perdurar en un país donde el individualismo, el racismo y la violencia son un culto, una religión.

George Floyd no murió como dice Donald Trump y los medios de comunicación pro yankee.

George Floyd fue asesinado por policías blancos con estremecedora crueldad.

Lo mataron en tiempos de pandemia.

En tiempos donde como una triste ironía la mayoría de los cien mil fallecidos por Covid-19 en EEUU son negros o hispanos.

Por eso, poco o nada importan.

Como lo denunció llorando la enfermera Nicole Sirotek en Nueva York, en mayo pasado: «Los respiradores eran sólo para blancos… A los negros se los dejaba morir…»

George Floyd no murió… Lo mataron.

Por portación de piel.

Como matan a tantos en el Imperio Americano.

«No puedo respirar»

Fueron las últimas palabras de este ser humano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x Close

Gracias por su Me Gusta en nuestra página

A %d blogueros les gusta esto: