RSS

Alcalde de Otavalo desconoce Himno Nacional en quichua

25 Jun

Fuente: Diario Hoy
El alcalde de Otavalo, sede de la cumbre del Alba en Ecuador, el indígena Mario Conejo, confesó hoy en la apertura del encuentro que no cantó el himno ecuatoriano en quichua, junto a las demás autoridades, porque no lo sabe en su «propio idioma». «Confieso que recién no canté porque no he aprendido el himno de mi país en mi propio idioma», dijo el alcalde Conejo, un indio otavalo, en su discurso, y agregó que este tipo de cosas son las que hay que empezar a cambiar.

El himno había sido ejecutado segundos antes, «interpretado en idiomas ancestrales», según explicó la presentadora.

«Soñamos con un estado plurinacional pero estamos un poco confundidos por que no logramos entender cómo puede hacerse, pensamos que es necesario que tenga contenido, y que sea algo construido permanentemente por todos los ecuatorianos», explicó Conejo. La décima cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (Alba) comenzó el jueves en la ciudad ecuatoriana de Otavalo con la participación de unas 300 autoridades indígenas y de raza negra, que debatirán sobre planes de plurinacionalidad e integración.

El encuentro procura promomover políticas sobre «interculturalidad» y «plurinacionalidad», según el programa, en el marco del Alba, que además de Ecuador también integran Cuba, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y las Granadinas.(AFP)

 
1 comentario

Publicado por en 25 junio, 2010 en Artículo

 

Una respuesta a “Alcalde de Otavalo desconoce Himno Nacional en quichua

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
Historias que cuentan memoriasCuri Sisa Atupaña

A la par que comían, un llamado a la puerta resonaba desde el exterior, era su padre. Por la oscuridad de la noche, no se distinguía con claridad el rostro ni la forma del personaje. Luisa y Margarita con sospecha ofrecieron a su aparente progenitor, la comida recién preparada.

Primer plato servido. El individuo comió rápidamente y pidió un siguiente y así una y otra vez. Uno tras otro desfilaban los tazones, y el individuo no saciaba su hambre. Con extrañeza las niñas se questionaban el por qué de su gran apetito, ya casi se terminaba todo el alimento preparado en la olla que casi ocultaba el gigante cucharón. ¿Qué ocurrió? Invito a leer este cuento.

x Close

Gracias por su Me Gusta en nuestra página

Abrir chat
¿Cuéntanos una noticia?
Hola.
¿Quieres contar una noticia o recibir nuestros boletines?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: